Rutina para unos pies bonitos 6 junio, 2015 – Posted in: Tendencias de Moda y belleza – Tags: , , , , ,

Después de toda la semana arriba y abajo, llega el fin de semana y queremos aprovecharlo al máximo. Comida con la familia, quedada con los amigos, hacer ejercicio, salir por la noche, y, en esta época del año, bautizos, bodas y comuniones. Nuestro cuerpo se resiente y pasa factura. Entonces empezamos con la leche corporal, mascarillas para el pelo y para la cara, tapaojeras… pero a menudo se nos olvida una parte muy importante: los pies.

trucos de belleza

Rutina para unos pies bonitos

La mala noticia es que no existe una solución mágica que repare y embellezca nuestros pies de la noche a la mañana. La buena es que dedicándoles un poco de tiempo a la semana, y sin mucho esfuerzo, podemos conseguir resultados perfectos. Apunta bien esta rutina para unos pies bonitos:

  • Una o dos veces por semana realiza un baño de pies en agua caliente y un puñado de sal marina (preferiblemente gruesa). Puedes añadir 4 o 5 gotas de aceite de lavanda para potenciar el efecto relajante y embellecedor. Déjalos sumergidos durante media hora.
  • Acostúmbrate a usar piedra pomez cada vez que puedas, esta roca volcánica es un imprescindible en el cuidado de pies. Se usa restregándola, en movimientos circulares y con delicadeza, por los talones y las zonas problemáticas donde se forman las durezas. Para que sea más fácil, úsala después de la ducha o del baño
cuidado de pies

Piedra Pómez

  • Las cremas hidratantes no solo son para la cara y las manos, tus pies también las necesitan y lo agradecen. Incorpora un masaje de pies con crema hidratante (o aceites especiales) en tu rutina de antes de ir a dormir.
  • Ligado con el punto anterior, los masajes de pies son muy beneficiosos y ayudan a mejorar la circulación, además de relajarnos (y ser muy placenteros). Si no tienes a quién enredar para que te lo dé, puedes realizarlo tu misma aplicando un poco de presión y repasando toda la planta. También puedes hacer rodar una pelotita de goma o una botella de cristal con la planta del pie.
  • Para un resultado mucho más potente, una vez por semana o cada quince días, realiza un baño de agua caliente con sal durante 10 minutos e inmediatamente uno de agua muy fría con limón durante 10 minutos más.

Además de seguir estos pasos, recuerda la importancia de escoger un buen calzado, no maltrates tus pies enfundándolos en una talla o forma que no se adapta a ellos. Y, sobre todo, no uses tacones a diario ni durante largas horas. Con estos sencillos pasos tus pies no solo se verán mejor sino que también estarán más relajados y descansados.